El bucle

Es curiosa la vida, como hace y actúa para ponerte en tu sitio una y otra y otra vez. Como una Gran Maestra te va señalando para que observes todo aquello que por tí mismo prefieres ignorar, y si eres los suficientemente tozudo como para no darte cuenta te lo vuelve a repetir, por si acaso.

Esto es lo que se llama vivir determinadas circunstancias, una y otra vez, como en bucle, hasta que finalmente aprendes la lección.

¿Cuantas veces no nos hemos sorprendido a nosotros mismos reviviendo circunstancias, si no iguales, muy parecidas? Y nos decimos a nosotros mismos: "pero si esto ya lo he vivido!!". Y ¿PARA QUÉ? es la gran pregunta. 

Si nos atrevemos a responderla, con total seguridad, esas "cosas" que nos pasan con tanta frecuencia dejarán de ocurrir ya que la situación estará observada y la lección aprendida, si no, volverán a nosotros como un boomerang. 

Pero lo cierto es, que preguntarse ¿para qué? y responderse es uno de los actos más difíciles de nuestra vida, ya que con toda probabilidad, la respuesta no nos va a gustar, ya que exige de nosotros total sinceridad, y seamos claros nuestro deporte favorito, es mentirnos a nosotros mismos, ponernos una venda en los ojos, y caminar dando palos de ciego.

Preguntarnos ¿para qué? supone asumir la responsabilidad de nuestra vida y de nuestros actos, profundizar en nosotros mismos y ser honestos. 

¿Estamos dispuestos a ello?...


No hay comentarios: