Amanecer en Galicia

Hoy no tengo por menos que agradecer, desde lo más profundo de mi corazón, el amor que se me brinda desde esa maravillosa tierra que es Galícia, donde sus gentes, ellos saben de sobra quienes son, me regalan un Amanecer hacia mi propia existencia cada vez que me otorgan el calor de sus casas, de sus almas y de sus conversaciones infinitas en lo profundo y en lo humano.

Gracias por acompañarme, por enseñarme, por nutrirme con vuestra presencia. Quien sabe lo que nos deparará el destino, pero la magia que envuelve mi vida  cada vez que nos encontramos, no conoce de espacio ni tiempo.