Be water my friend

La vida, al igual que el agua, si no se la permite fluir termina por estancarse. Y cuando se estanca, muere. Desde pequeñitos nos programan para estancarnos, para encontrar ese estado de confort que nos impide fluir y aceptar la vida tal cual es, puro cambio.
Desde que nacemos nos inculcan el miedo a los cambios, nos dicen cuales son los pasos a seguir para tener una vida segura y "acomodada". Pero la pregunta es ¿hay algo seguro en la vida?, o mejor ¿es que acaso la vida es insegura?.
A mi generación se le ha dicho cosas como: estudia una carrera para ser alguien, después hazte funcionario, ábrete un plan de pensiones en un banco, comprate una casa...y estos, eran los supuestos pasos hacia una vida madura, acomodada, confortable y "segura".
¿Podemos echar un vistazo a nuestro alrededor, por favor?....si supuestamente todo lo dicho anteriormente era lo necesario para conseguir una vida de confort y seguridad, ¿cómo es posible que ahora el mundo se esté tambaleando?.
La respuesta es sencilla, nada permanece, no hay nada seguro en esta vida, el ser humano ha de aprender a fluir con ella y en ella, adaptarse a cada una de las circunstancia que va aconteciendo en el día a día, y ser como el agua que transcurre a lo largo de un río: flexible, viva, elástica, cimbreante...de este modo danzaremos con la vida y no contra ella.

Recuerda: en el CAMBIO está la respuesta...Be water my friend.

El fin del sufrimiento

Dicen que la aparación del dolor en el ser humano es bueno. Y con dolor, estoy hablando del dolor del alma. Se dice que este dolor nos permite conocernos mejor, explorar las profundidades de nuestro ser y calmar la angustia cuando hemos observado y examinado con atención, presencia y quietud nuestra existencia.

Por otro lado, dicen, que el sufrimiento es opcional, que lo generamos nosotros mismos y que realmente instalarte en él da lugar a que no avances, ni crezcas, ni te conozcas mejor, ni te desarrolles. Que instalarte en el sufrimiento, es instalarte en la autocompasión y el estancamiento.

Sin embargo llegando al límite del sufrimiento, es cuando en ocasiones, somos capaces de dar el salto cuántico, que nos hará percibir la vida desde la aceptación, la serenidad y la esperanza.

Aquí os dejo la reflexión del Eckart Tolle, para que cada uno genere su propia visión: 

La enajenación del ser humano

Es triste comprobar, que a pesar de estar avanzando hacia una nueva etapa de apertura y crecimiento, actualmente vivimos en el momento más oscuro de la noche.

Lo que oscurece con tanta negritud este momento, es la codicia del ser humano, que bajo tintes de pánico y miedo, estrangulan cada día a la Humanidad.

La Humanidad está triste, perdida y desesperada en muchas ocasiones, sin embargo se mantiene callada y espectante, porque siente estar asistiendo a un espectáculo dantesco difícil de creer en pleno siglo XXI.

Quiero creer que estamos viviendo un momento de balanceo, en el que las fuerzas del "bien" y del "mal" se están poniendo a prueba mutuamente, con la intención de que el Ser Humano sea capaz de creer en sí mismo, y continuar caminando sin miedo alguno, creyendo fielmente en si mismo, en su potencial, su inteligencia y sobre todo en su humanidad.
Sin embargo, hasta que eso ocurra, me temo que la Humanidad entera va a tener que vivir el momento más oscuro de los últimos tiempos, con la esperanza de alcanzar la Luz en algún momento.

Hasta entonces tan solo nos queda una opción, seguir caminando, ya que si nos quedamos quietos será entonces cuando la negrura de la noche nos atrapará en sus fauces.