Nuestros héroes cotidianos y el final de la cuenta atrás

Desde que somos pequeños nos muestran que los héroes son aquellos que tras un antifaz y una capa, son capaces de hacer cosas extraordinarias sin apenas esfuerzo. Sin embargo, para mí, los verdaderos héroes y heroínas son aquellas personas, aparentemente normales, que sin capa, sin red a la que caer, dando la cara y no sin dificultad, son capaces de hacer frente a la vida encarándola de la mejor de las formas posible.

El enlace de hoy se lo dedico a dos pequeños grandes héroes que han demostrado su valía, su valor y su grandeza al mundo, casi sin pestañear. Dos personitas que cada día se han levantando mostrando al mundo la mejor de sus sonrisas y regalándonos a todos sus mejores ocurrencias, con la vista puesta en el horizonte esperando a que el gran héroe que los inspira vuelva a cruzar la puerta. Y todo ello acompañado desde el silencio, la comprensión y el amor de otra gran heroína.

Estos dos pequeños seres, absolutamente maravillosos y llenos de amor, han regalado su madurez, su valentía, su sencillez y su saber estar ante las dificultades o momentos poco agradables en los que en ocasiones nos coloca la vida.

Desde sus miradas de pequeños sabios, han sabido mostrarnos la alegría de vivir y la virtud de la esperanza. Han sabido recordarnos que la vida se vive minuto a minuto, y sin perder la vista en el horizonte seguir disfrutando del momento presente sabiendo, en lo más profundo de su corazón, que ya quedaba un día menos para ver hecho realidad su sueño.

La mirada ante la vida, de estos dos pequeños grandes héroes, nos ha hecho ser algo mejores a los adultos que les hemos acompañado en esta etapa de su vida, nos han recordado la alegría de vivir, de estar y de compartir, nos han mostrado lo verdaderamente importante de la vida: sonrerir, vivir, disfrutar, ser sinceros y honestos con lo que en cada momento hemos sentido y mostrarnos que la vida es algo muy sencillo que merece ser la pena ser vivido.

Ellos dos han vivido una pequeña gran aventura en los últimos meses, una aventura que les ha enseñado quienes son en realidad, y ahora la vida, como a todos los héroes les trae un gran regalo. El final de la cuenta atrás se acerca.

Gracias Alejandro y Jorge por ser nuestros pequeños héroes. Os quiere, vuestra tía.

No hay comentarios: