Be water my friend

La vida, al igual que el agua, si no se la permite fluir termina por estancarse. Y cuando se estanca, muere. Desde pequeñitos nos programan para estancarnos, para encontrar ese estado de confort que nos impide fluir y aceptar la vida tal cual es, puro cambio.
Desde que nacemos nos inculcan el miedo a los cambios, nos dicen cuales son los pasos a seguir para tener una vida segura y "acomodada". Pero la pregunta es ¿hay algo seguro en la vida?, o mejor ¿es que acaso la vida es insegura?.
A mi generación se le ha dicho cosas como: estudia una carrera para ser alguien, después hazte funcionario, ábrete un plan de pensiones en un banco, comprate una casa...y estos, eran los supuestos pasos hacia una vida madura, acomodada, confortable y "segura".
¿Podemos echar un vistazo a nuestro alrededor, por favor?....si supuestamente todo lo dicho anteriormente era lo necesario para conseguir una vida de confort y seguridad, ¿cómo es posible que ahora el mundo se esté tambaleando?.
La respuesta es sencilla, nada permanece, no hay nada seguro en esta vida, el ser humano ha de aprender a fluir con ella y en ella, adaptarse a cada una de las circunstancia que va aconteciendo en el día a día, y ser como el agua que transcurre a lo largo de un río: flexible, viva, elástica, cimbreante...de este modo danzaremos con la vida y no contra ella.

Recuerda: en el CAMBIO está la respuesta...Be water my friend.