Toc Toc El frío Llama...

Ummmm, no lo oleis?, es el frío, por fin ha llegado, por fin nos abraza y nos hace ver la vida de otro modo. Sí, ya sé lo que pensais muchos, que el frío es algo horrible que nos encoge, nos encierra en nosotros mismos y nos hace estar más tristes. Pero que quereis que os diga, cuando salgo a la calle y comienzo a oler a frío, algo dentro de mí se estremece, se conmuve y se emociona. Lo cierto es que el frío me recuerda a mi infancia, a la Navidad, al olor de castañas recién asadas, al olor de lumbre y leños quemados que afortunadamente aún hoy se huelen en algún ricón de Talavera. Cuando me llega alguno de estos olores, cierro los ojos y respiro profundamente dejándome invadir por las sensaciones y sentimientos que cada uno de esos olores despiertan en mí.

El invierno es mágico; mágico y misterioso.Es una época que nos invita al recogimiento, a la reflexión, a parar y mirar dentro de nosotros. El invierno es la época de respirar honda y profundamente, de sumergirnos en la supuesta oscuridad de sus días para adentrarnos en los más recondito de nosotros. El invierno es el momento de recapitular y hacer memoria de nuestra existencia y de nuestra vida, es el momento del presente, del instante, del ahora...
Aprovechemos esta época para RESPIRAR-NOS, parar y observar con detenimiento lo maravilloso que es el mundo y nuestras vidas, lo afortunados que somos por lo que hemos vivido y por lo que nos queda por vivir. El invierno parece oscuridad, pero en el fondo, en esta época, es cuando más luz hay, ya que nos mueve la LUZ de la Esperanza.